viernes, 15 de agosto de 2014

Turruncun, el epicentro del mal

Categoría: Investigaciones


En esta nueva investigación nos dirigimos a Turruncun, un pueblo abandonado de la Rioja, pero no uno más de los cientos que hay en la provincia, uno que se ha ganado el titulo del epicentro del mal.
Donde tras ser saqueadas todas las tumbas y esparcidos los restos humanos por la iglesia y medio pueblo, los pueblos vecinos cuentan historias y leyendas de apariciones espectrales. Antes de ir escuchamos las múltiples historias que nos relatan, pero nos centramos en una historia relatada por el Grupo Ufo España, que os relato resumida:
Allí hay un merendero con una fuente y esta muy bien para subir en moto y pasar el día, unos amigos fueron a dar una vuelta, aprovechando que hacía sol. Pararon justo donde hay unas mesas, más abajo no se puede llegar en vehiculo, bajaron hasta el pueblo, la madre de uno de ellos nació allí y vivió casi hasta el final. 
Llegaron a la calle, la que acaba en la placita, encima está la Iglesia y subieron a verla, nada más entrar a la mujer de uno se le puso mal cuerpo y salió a respirar, los que entraron, dicen que caminaban sobre huesos, que el suelo de tierra estaba removido y se veían huesos por todos lados, como si los habrían desenterrado. 
El caso es que ya iban a salir porque les daba mal rollo, cuando escucharon a la chica de fuera que les llamaba gritando, cuando llegaron a donde estaba, la encontraron llorando, les dijo que había visto a una señora mayor, que bajaba de la iglesia, que ella se le quedo mirando y que se desvaneció, desapareció. 
Ellos la dijeron que quizás se abría ido por otro sendero y que ya esta, pero cuando recorrieron el camino, se dieron cuenta de que era imposible, si subes a la iglesia ves que la bajada es muy mala, y solo se puede hacer por un caminito, a los lados hay terraplén.
Como estaba muy nerviosa, decidieron marcharse y cuando se dieron la vuelta, vieron la figura de una mujer mayor que se acercaba a la tapia del cementerio.

El cementerio esta como a unos doscientos metros de allí, solo se puede llegar desde el camino, pese a la distancia, Rosa aseguraba que era la mujer que había visto, un amigo, con el zoom de la cámara de fotos intento fotografiarla, pero cuando consiguio enfocar allí ya no había nadie.
No acaba ahí la cosa … cuando empezaron a andar, escucharon una voz de mujer anciana que decía, “tendrás que limpiar la amoto” Todos la escucharon y allí no vieron a nadie... aceleraron el paso y cuando llegaron a las motos, una estaba en el suelo, encima de un charco de barro.
Toda historia, toda leyenda, merece ser estudiada e investigada, naturalmente, siempre que te sucede algo así te pilla de imprevisto, sin medios para capturarlo y poder demostrarlo, y cuando vas a buscarlo no aparece nada de nada.
La imagen fantasmal del pueblo aparece de la nada solo coger una curva de la carretera nacional, te invita a adentrarte en sus dominios, no te permite apartar la vista mientras con un silencio eterno pasas a su lado.
El tramo para acceder de la carretera al pueblo es una pista de tierra, donde rápidamente llegas a un aparcamiento con barbacoas, donde hay una fuente con estanque en una zona de merendero, tal y como se relata en la historia, de ahí ya no se puede acceder mas en vehiculo,
 y hay que ir caminando por un senderito que te lleva directo a la plaza del pueblo, donde se alza la iglesia.
 Una vez en la plaza, el silencio del lugar enmudece hasta a los pájaros, no se oye nada, un silencio sepulcral te embriaga, y la prominente torre del campanario te hace sentir inferior, atemorizado
Echamos un vistazo alrededor y entramos en los pocos edificios que se mantienen en pie, como la iglesia, descubriendo que verdaderamente el suelo de la misma y de alguna que otra casa están cubiertos por una manta de huesos humanos.
Observando que el suelo de la iglesia ha sido arrancado y se camina por la tierra, sobre la que se ven agujeros de excavación, se puede confirmar que los huesos no han sido traídos de algún cementerio cercano, pues la iglesia data, como mínimo, del S. XV, y sabemos que en esa época, cuando en el pueblo no había cementerio, los habitantes eran enterrados en el piso parroquial.

Los Vándalos solo tuvieron que picar el suelo cerámico que posteriormente cubrió el original y cavando un poco fueron saliendo los huesos que siempre estuvieron allí.

Investigamos y conseguimos documentos originales que certifican que durante la Guerra Civil solo fueron ajusticiadas allí 2 personas, lo que invalida la "teoría" de fosa común u ocultación de crímenes de guerra por parte de ambos bandos como se rumorea por los pueblos aledaños.

Dentro de las casas, algunas aún están bien conservadas, manteniéndose cocina, baño, corral dentro de la casa, despensas y armarios empotrados, etc, haciéndote sentir que hace poco vivía gente ahí, y ver como vivían, podías tocar la pintura de las paredes, el azul con el que estaban pintados los cuartos de los niños, las capas de pintura que había bajo la actual, de distintos colores: blanco, amarillo, blanco otra vez, etc.
 Y también puedimos encontrar a Lisa, la guerrillera.
Pero no había nada más sobrecogedor que el propio cementerio del pueblo, sito realmente a 200 metros del centro, en el que solo hay 3 tumbas a las que un anónimo lleva flores a menudo.
Podemos decir que es el típico pueblo abandonado, en el que el lugar te hace volar la imaginación e imaginar que estas viviendo ahí, en pleno auge del lugar, ves por donde juegan los niños, las campanas sonando llamando un domingo a misa, la sirena del colegio sonando y los niños saliendo de el intentando descubrir mundo, las señoras en la cocina aromatizando todo el pueblo y el monte con sus guisos, los hombres en la plaza tomando el vino a porron mientras juegan unas manos a las cartas, posiblemente un mus o a la escoba, o en sus huertas arando la tierra que les dará de comer.
Sin olvidar al pastor siguiendo su rebaño, acompañado de su fiel perro que le permite descansar a la sombra mientras corta un poco de queso, que el mismo ha hecho, para tomar un aperitivo.

Pero... ¿Y si a todo esto le ponemos cara?
La foto está fechada en 1949, en la desaparecida población de Turruncún. Es la familia González Cordón, Victorino y Petra, con sus hijos María Ángeles, José Luis, José, Jesús y Julián.

¿Puede ser la propia Petra Cordón la señora de negro que relata la leyenda?, ¿puede ser esta familia parte de los huesos que han sido mancillados y esparcidos por el pueblo, impidiendo su descanso en paz?

Nuestro grupo de investigacion no halló pruebas evidentes de que haya ningún espíritu ni aparición en Turruncun, no conseguimos ver ni capturar ninguna evidencia sobrenatural, pero si conseguimos la notable evidencia de la delincuencia que se ceba en los pueblos fantasmas, las modas satánicas y espiritistas que han de profanar tumbas para intentar invocar al diablo bajo 4 copas de mas, y de los que siempre han de grafitear todo lo que les pase por la cabeza, para intentar ser parte de la historia

Pero investigando los archivos históricos del pueblo, pues para poder hacer una auténtica investigación paranormal has de saber que paso, todo lo que allí sucedio, y muchas cosas mas, y eso es mas tiempo ser un ratón de biblioteca que un investigador de campo, buscando nos pudimos hacer de recortes de periódicos del pueblo, donde se puede concebir a dia de hoy que el pueblo desde su creación ya fue fruto del mal:

·     Turruncún ha sido víctima de delitos macabros. Por ejemplo, el 18 de mayo de 1883 una cuadrilla de ladrones, dirigidos por un vecino del pueblo: Leon Gonzalez, que era juez municipal, asaltaron la casa del juez municipal de turruncun marcial serrano, con intención de robarle, y para forzarlo a dar sus bienes, le cortaron una oreja. Dicho suceso fue reseñado por el Diario Oficial de Avisos de Madrid.


·    El diario La Correspondencia de España se hacía eco, el 17 de agosto de 1897 y el 29 de noviembre de 1912, de dos sucesos que hoy día tacharíamos de “ritos satánicos” que, como bien dicen las crónicas, se trataba de venganzas, quien sabe si comunes en la época.
17 de agosto de 1897

29 de noviembre de 1912

·     Y en 1929 finalmente la naturaleza lo convirtió en el epicentro de un terremoto que ocasionó daños bastantes sensibles en los edificios, sin ocasionar fallecidos afortunadamente.
Turruncún fue en 1929 epicentro de un terremoto que ocasionó daños bastante sensibles en sus casas sin ocasionar fallecidos.

Demasiados sucesos de importante violencia que han sido reflejados, a saber cuantos mas se solucionaron entre vecinos u ocultaron, en solo 29 años, sumados a rituales satanicos en los que a saber que mas hicieron ademas de la profanacion, confieren un ambiente caracteristico, espectral, enrarecido a Turruncun, lo que permite hacer fuir la imaginacion, poder usarlo para crear historias de terror, de apariciones, o simplemente te puede sugestionar para que creas ser participe de una de esas historias.

Pero nosotros obviando tales evidencias, nos quedamos con la imagen que se nos formo en la cabeza, sentados en la plaza mayor del pueblo, de como era un dia cotidiano en Turruncun, las aspiraciones y frustraciones de todos los habitantes del mismo, de como la civilización y la industrialización consiguió convertirlo en un pueblo fantasma, y en todas las ilusiones que surgieron en ese pueblo, las bodas y bautizos, comuniones,.... que se celebraron en esa iglesia, de toda la vida que una vez lo alzó en la cima de esa montaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos gustaría conocer tu opinion

Hospital de Oña, Burgos. La Investigación

El Hospital militar/Psiquiátrico de Oña, en Burgos, hospital con tremendas leyendas de apariciones, torturas y crímenes, según nos co...